19 ene. 2014

El problema de las especies exóticas invasoras


El ailanto [Ailanthus altissima (Miller) Swingle], es un árbol de la familia Simaroubaceae, originario de China, que está invadiendo lenta pero continuamente numerosos ecosistemas en los países mediterráneos y en otros de todo el planeta. En esta imagen puede apreciarse como no ya solo se extiende por pueblos, cunetas y campos de cultivo, también por los montes, como estos de Cuenca, compitiendo y desplazando a las especies autóctonas.
Aunque poco conocido y apenas valorado en décadas anteriores, a finales del siglo XX el problema de la expansión de las llamadas especies exóticas e invasoras cobra una dramática magnitud en numerosos ecosistemas de todo el planeta. El peor problema es no saber que existe el problema, por lo que a veces se producen extinciones silenciosas, pasando desapercibidas (Guijarro, 2001).

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) las invasiones biológicas son la segunda causa, por detrás de la destrucción directa del hábitat, de desaparición de especies en todo el planeta. Por ello recomienda prestar una atención especial a esta grave amenaza ecosistémica y planetaria. El Grupo Especialista de Especies Invasoras (GEEI) de la UICN publicó un listado con las 100 especies  exóticas invasoras más dañinas del mundo (Lowe et al. 2000, actualizado y traducido al español en 2004).

El Consejo de Europa elaboró en 2004 la ‘Estrategia Europea sobre Especies Exóticas Invasoras’. La invasión de especies exóticas es tan grave que desde principios de los años 80 del siglo XX el Consejo de Europa viene exhortando a los estados miembros a prohibir la introducción de especies no nativas en el medio, a establecer medidas preventivas y poner en marcha programas para su control.


En esta imagen tomada en los montes del SE de España, puede verse lo que ya puede considerarse como un pequeño bosque de ailantos, con árboles de todas las edades y un suelo cubierto casi exclusivamente con la hojarasca del ailanto. El resto de especies nativas de flora y fauna han sido desplazadas.

En España, el art. 27.b de la Ley 4/1989 de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Fauna y Flora Silvestre, establece que las administraciones públicas deben evitar la proliferación de las especies alóctonas. Igualmente, en materia programática, la Estrategia Española para la Conservación y Uso Sostenible de la Diversidad Biológica (1999), contiene diversas referencias a la necesidad de establecer medidas preventivas, de control y de erradicación de tales especies.

Ahora ya se ha dado la voz de alarma y es momento de unir esfuerzos para potenciar el uso de especies autóctonas por un lado, y reconocer y erradicar las plantas exóticas e invasoras por otro.

En algunas CCAA, conscientes del problema, como Andalucía, se creó en 2004 el Plan Andaluz de Control de las Especies Exóticas Invasoras, con las siguientes líneas: Actuación directa de control y erradicación poblacional en el medio natural; Prevención de nuevas entradas en ecosistemas bien conservados, mediante el seguimiento y la detección temprana; Recuperación de ecosistemas y hábitats dañados; Difusión de las actuaciones y sensibilización de la ciudadanía. En este Plan han sido incluídas hasta ahora 36 especies de plantas.

Otro importante paso lo ha dado el Ministerio de Medio Ambiente, con la publicación del libro “Atlas de las plantas alóctonas invasoras en España” (Sanz & al. 2005).

Las administraciones públicas españolas han gastado al menos 50 millones de euros entre 1998 y 2007 en combatir plantas exóticas invasoras, según un estudio de las profesoras Jara Andreu, del CREAF de la Universidad Autónoma de Barcelona, y Montserrat Vilá, de la Estación Biológica de Doñana (CSIC). El estudio destaca que estas invasiones biológicas suponen un importante componente del cambio global y una gran amenaza para la conservación de la biodiversidad.

Tomando buena nota de todo ello, en la Comunidad Valenciana está en vigor la Orden de 10 de septiembre de 2007 por la que se aprueban medidas para el control de las especies vegetales exóticas invasoras. Esta Orden prohibe la utilización de plantas exóticas en terrenos forestales, en humedales y en infraestructuras viarias no urbanas (taludes de las obras, arcenes, medianas, rotondas ,etc.). La Orden también establece una Red de detección temprana y Actuaciones de control. En la Orden se incluyen, en sus Anexos I y II más de 40 especies exóticas invasoras.


Referencias:

  • Guijarro, L. 2001. La Invasión Silenciosa. Ambienta (Revista del Ministerio de Medio Ambiente) 1: 33-37.
  • Lowe S., Browne M., Boudjelas S., De Poorter M. (2004). 100 de las Especies Exóticas Invasoras más dañinas del mundo. Una selección del Global Invasive Species Database. Publicado por el Grupo Especialista de Especies Invasoras (GEEI), de la Comisión de Supervivencia de Especies (CSE) de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), 12pp. Primera edición en el nº 12 de la revista Aliens, Diciembre 2000. Versión traducida y actualizada: Noviembre 2004.
  • Sanz, M., Dana, E.D. y Sobrino, E., 2005. Atlas de las plantas alóctonas invasoras en España. Ministerio de Medio Ambiente. Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario