3 mar. 2015

OECD Environmental Performance Reviews: Spain 2015





Cada 10 años la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) realiza un análisis de la situación del Medio Ambiente en España (la OCDE está compuesta por 34 países, el “Club de los países ricos” pues dominan el 70 % del mercado mundial y representan en torno al 80 % del PNB) en un informe que fue presentado el pasado día 2 de marzo en Madrid por el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, y la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. Es un documento de excepcional valor para comprender múltiples aspectos clave del estado de conservación del Medio Ambiente en España, avances y retrocesos, desglosado con frecuencia por Comunidades Autónomas y comparando a España con los 23 países de la OCDE del entorno europeo.

El informe destaca de los últimos años aspectos positivos como el incremento de la generación de energías renovables que ya llega casi al 40% (del cual la mitad es de origen eólico), el incremento de superficie dedicada a la agricultura y ganadería ecológicas o el incremento de la superficie de espacios naturales de algún modo protegidos (donde destacan por porcentaje de territorio protegido Canarias y la Rioja).

Pero a pesar de numerosos aspectos positivos, la actividad industrial y el tráfico de automóviles, camiones y otros vehículos continúa siendo una fuente importante de contaminación y preocupación (especialmente grave en ciudades como Madrid que a principios de 2015 alcanzó durante varias semanas niveles alarmantes de contaminación atmosférica). Esta alta contaminación que ha decrecido con la crisis económica puede verse ahora de nuevo incrementada si avanza la recuperación económica del país.

Entre los aspectos más llamativos del informe de 2015 sin duda destacan los datos relativos a la conservación de las especies de flora y fauna, con un altísimo porcentaje de especies amenazadas. Entre los vertebrados un 31% del total de especies se encuentran amenazados. Por grupos, un 20% de los mamíferos terrestres, un 25% de las aves, un 32% de los reptiles, un 34% de los anfibios y un más que preocupante 54% de los peces de agua dulce. Esto último relacionado muy directamente con la cada vez peor calidad ambiental de los ríos, pero no solo por la contaminación de sus aguas, desecaciones, canalizaciones y expansión de especies exóticas e invasoras, también porque, según la OCDE, España es el cuarto país del mundo que más presas tiene en sus ríos, detrás de EEUU, India y China. Entre las plantas superiores más de 1.000 especies se encuentran amenazadas (entre un 15 y un 18%). En cuanto a los ecosistemas el 45% de los servicios ecosistémicos están degradados o son utilizados de modo insostenible. Entre las causas que originas estas amenazas a especies y ecosistemas destaca el informe la masiva construcción, principalmente de viviendas e infraestructuras de trasporte. España, comparada con los países de la OCDE del entorno europeo, es el país donde más se ha estado construyendo a principios del siglo XXI, a un ritmo medio de 25.000 ha anuales. Algo completamente desproporcionado y destructivo del medio ambiente teniendo en cuenta la población del país y aún al turismo que se recibe.

La OCDE propone a España en este informe 28 recomendaciones, tanto para mejorar las deficiencias en conservación del medio ambiente, como para convertir la recuperación económica en un modelo de desarrollo más eficiente y respetuoso con el medio.

El informe completo se presenta en forma de libro, en inglés. Toda la información en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario